Comprende la regulación de las criptomonedas en países de LaTam y el resto del mundo

Regulación de las criptomonedas

Desde su aparición, las criptomonedas han causado controversia y han molestado a gobiernos de todo el mundo. Como tienen el poder de cambiar completamente la dinámica de la economía, los Estados están en alerta, creando leyes para la regulación de las criptomonedas e intentando adaptarse lo mejor posible a la presencia de las nuevas monedas, con posturas positivas y, a veces, negativas.

Las medidas que se están tomando siguen una dualidad, que va desde las regulaciones que definen las bases legales para permitir una continuidad de la negociación de las criptomonedas hasta una restricción total de las mismas, como ocurrió en China, por ejemplo.

¿Quién regula las criptomonedas?

En primer lugar, es importante saber que cada país regula de forma diferente las transacciones con dólares, euros, reales, pesos, etc. Esta forma también se aplica a las criptomonedas.

A pesar de ello, la mayoría de los países tienen el mismo objetivo a la hora de formular su regulación: buscan aportar más seguridad jurídica a los mercados y a las personas, así como aplicar medidas para prevenir el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo y definir las normas fiscales para los criptoactivos.

Entendamos un poco más cómo ha funcionado esto en diferentes jurisdicciones:

La regulación de las criptomonedas en el mundo

Estados Unidos

En Estados Unidos, el primer posicionamiento sobre el mercado de las criptomonedas llegó en 2013, a través de una publicación de Financial Crimes Enforcement Network (FinCEN), con algunas interpretaciones sobre el marco de las monedas virtuales.

En primera instancia, FinCEN consideró que las monedas digitales son un medio de intercambio que opera como divisas en determinados momentos, pero que no reúne las características necesarias para ser consideradas moneda. Sin embargo, el documento sugiere que siga estando sujeto a la legislación que regula la prevención del blanqueo de capitales. 

Ya en 2014 la agencia tributaria Internal Revenue Service (IRS) publicó una nota oficial en la que afirmaba que las monedas en Estados Unidos debían ser tratadas como propiedad individual en lo que respecta al cobro de impuestos.

Alemania, por su parte, reconoció al Bitcoin como moneda de pago en 2018, y sigue eximiendo a esta y otras criptomonedas del impuesto sobre las ganancias de capital.

Unión Europea (UE)

En junio de ese mismo año, el país aprobó una ley que permitirá a los fondos de inversión asignar hasta el 20% de sus activos en Bitcoin y Ethereum, algo que antes estaba prohibido.

En España, en octubre de 2021, se habilitó un formulario para el registro de personas físicas y jurídicas con intención de operar con criptomonedas. Al mismo tiempo, se autorizó a los bancos tradicionales a ofrecer la compra y venta de activos digitales a los clientes.

China

En China, la situación es la contraria. 

El Banco Central de China dictaminó en 2021 que todas las transacciones financieras con criptomonedas son ilegales. Lo que representó una intensificación de la represión de todo tipo de transacciones y comercio.

La decisión prohíbe:

  • Negociar con criptomonedas.
  • La venta de Tokens.
  • Transacciones con derivados de criptomonedas.
  • Recaudación de fondos a través de ICOs

El gobierno afirma que la medida es para evitar la especulación financiera y el blanqueo de dinero. En mayo del año pasado, las autoridades chinas ya prohibieron a los bancos y a las empresas de pago prestar servicios relacionados con las transacciones de criptomonedas.

El Salvador 

El Salvador se convirtió, el 7 de septiembre de 2021, en el primer país en establecer el Bitcoin como moneda de curso legal, además del dólar que lleva 20 años vigente en la economía del país de América Central. En otras palabras, Bitcoin es ahora la moneda oficial del país, al igual que el dólar. 

Regulación de las criptomonedas en otras partes del mundo

Japón ha sido el primer país del mundo en publicar una legislación que define las criptomonedas de forma legal, con un requisito de registro de los proveedores de servicios de exchange, las corredoras de criptomonedas.

Otros países como Canadá, Estonia, Bermudas y Corea del Sur también han regulado las criptomonedas.

La afirmación general es que el objetivo principal de la legislación es la protección del consumidor y la lucha contra el blanqueo de dinero y la posible financiación del terrorismo.

Malta y Gibraltar en juego

Varios países ya se han dado cuenta de que con el lanzamiento de nuevos activos digitales para el comercio (ICO), el dinero cambia de manos.

La última en pronunciarse sobre las ICO ha sido Gibraltar Financial Services Commission (GFSC) (GFSC), la comisión que regula el sector de los servicios financieros en Gibraltar, cuyo objetivo es proteger a los consumidores, mejorar la reputación de Gibraltar como centro de servicios financieros de calidad y promover los buenos negocios.

Además de Gibraltar, el país Malta, situado entre el continente europeo y el africano, tiene toda su economía basada en los servicios. El país ha cobrado protagonismo en los últimos años por ser un “centro de criptomonedas”. ¿La razón? Fueron uno de los primeros países en considerar la blockchain para emitir certificados.

En el país, todos los certificados universitarios y parte de los registros de propiedad ya se están emitiendo en blockchain.

Tanto Gibraltar como Malta tienen esta proactividad en el sentido de capacitar a su población, para estar siempre al tanto de toda esta innovación. 

Brasil

Como reflejo rotundo del crecimiento de Bitcoin en 2017, el gobierno brasileño ha intentado regular el mercado de criptomonedas desde entonces.

Hay en el Senado y en la Cámara de Diputados, algunos proyectos de ley que pretenden crear una legislación sobre el mercado, como el PL 2303/2015, PL 2060/2010 y PL 3825/2019

La idea es crear una protección contra los delitos financieros, ya que los fraudes con criptomonedas son cada vez más frecuentes y siguen surgiendo muchas estafas, como las pirámides financieras y diversos fraudes que utilizan el nombre de Bitcoin para aprovecharse de la gente.

En la práctica, habrá criterios para el marco de las exchanges, las corredoras del mercado de criptomonedas, como Bitso.

Las empresas del sector tendrán que compartir más información con el gobierno y tendrán hasta seis meses para adaptarse a las nuevas normas. La ley dicta pautas, que ya hemos seguido por aquí, como:

  • Buenas prácticas de gobernanza y enfoque basado en el riesgo.
  • Seguridad de la información y protección de datos personales.
  • Protección y defensa del consumidor.
  • Prevención del blanqueo de capitales.

México

Tanto el Banco de México como la CONDUSEF reiteran que el Bitcoin no es una moneda de curso legal; a su vez, las instituciones reguladas del sistema financiero mexicano no están autorizadas para utilizar o realizar transacciones con este tipo de medios de pago. Por ello es importante conocer los cambios y avances en medios oficiales, con el fin de poder actuar conforme a la ley.

¿Es seguro utilizar criptomonedas?

Una de las mayores preguntas cuando se habla de criptomonedas es sobre su seguridad. De hecho, hemos visto que muchos países han puesto restricciones de baja a alta complejidad, pero nada cambia respecto al hecho de que las criptomonedas son seguras. 

Al utilizar una base de datos distribuida, auditable y pública, la blockchain, las criptomonedas ofrecen una fuerte protección contra el robo de identidad. Además, la gente puede proteger su dinero con copias de seguridad y criptografía.

Para aportar aún más seguridad y confianza al medio, algunas bolsas adoptan mecanismos de protección adicionales: además de las habituales contraseñas, también ofrecen tokens, verificación por correo electrónico o código de autenticación 2FA.

Para garantizar que tus criptomonedas estén siempre seguras, la idea es mantener tu billetera digital individual protegida en todo momento. Como alternativa, utiliza un exchange, como Bitso, que se encargará de la custodia de sus criptoactivos.

Hay dos tipos de billeteras de criptomonedas: las “billeteras calientes” o hot wallets que están conectadas a Internet, lo que significa que pueden ser un vector de ataque para los hackers, y las “billeteras frías” cold wallets que están desconectadas y es imposible robar los fondos a través de Internet.

Las “billeteras calientes” son gratuitas y la más conocida es Metamask. Sin embargo, para las “billeteras frías”, que tienen formatos similares a los de un pendrive, es necesario pagar una cantidad entre 600 y 2.500 reales. Las marcas más conocidas son Ledger y Trezor, que tienen varios modelos.

Importancia de la regulación y de las exchanges de criptomonedas

A pesar de la pregunta sobre la regulación, la conformación o el cese total de Bitcoin u otras monedas digitales como Chainlink, Litecoin y Ether, en la práctica esto es imposible, ya que todas ellas utilizan el sistema blockchain, que utiliza un registro descentralizado y distribuido por todo el planeta. 

La libertad de transacción seguirá como hasta ahora, nada cambia en ese sentido con la regulación, ya que ninguna entidad o empresas tienen el poder de parar algo que está completamente descentralizado.

Además, dependiendo de cómo actúe cada país en materia de normativa, aquellos que sean más restrictivos o prohibitivos, acabarán obligando a las empresas a emigrar a otros países amigos de la innovación y la descentralización, como fue el caso de China.

¿Qué tal si aprendes más sobre esta nueva forma de hacer transacciones monetarias? Consulta la aplicación de Bitso. Con ella, verás que sí, que usar criptomonedas es seguro, y no tiene por qué ser complicado.

El diseño es súper sencillo e intuitivo y te ayuda a estar al día con el mundo de las criptomonedas como Bitcoin, Chainlink y Litecoin. Además, cabe mencionar que Bitso es la única bolsa regulada en Latinoamérica, respetando los estándares de la GFSC, Gibraltar.

El equipo de Bitso está formado por expertos en criptomonedas, lo que garantiza una información segura y precisa sobre el mundo de las criptomonedas.