Inversiones para principiantes: conocé 3 opciones

Inversión para principiantes

Probablemente ya has visto en varios sitios que es importante invertir y que supone una gran diferencia para tu futuro. Pero, seamos sinceros, ¿entendés lo que eso significa realmente? En este artículo, hablaremos de las inversiones para principiantes y mostraremos tres alternativas para aquellos que quieran empezar.

Este tema suele ser de los que hacen que la gente se aleje y cambie de tema de conversación y, en la práctica, esto ocurre porque nuestra educación no suele abarcar aspectos que impliquen dinero. Es normal y lo más probable es que a vos también te haya pasado. Llegó el momento de superarlo, y estamos aquí para ayudarte.

Más importante que lamentar no haber empezado antes es empezar ahora. ¡Adelante!

¿Por qué es importante invertir?

Párate a pensar cuánto ganas al mes, sumando todos los ingresos posibles. Puede ser que seas un asalariado, o que tengas tu propio negocio, recibas rentas, tengas algún ingreso extra vendiendo algo que haces. Independientemente de dónde te encuentres y de cuánto dinero tengas, la cuestión es qué queda después de todos los gastos.

Lo más importante en el acto de invertir es recordar que la vida es absolutamente improbable, imprevisible e inconstante. Y aquí es donde aparece la verdadera ventaja: cuando empezas a preocuparte más por qué hacer con el dinero que te sobra, aumentan las posibilidades de que duermas tranquilo.

¿Recordás la última vez que tuviste un gasto inesperado, como un accidente en tu coche, y tuviste que contratar un seguro? ¿El gasto inesperado que has tenido, independientemente del tamaño, te ha dolido en el bolsillo? Tu expresión facial al leer este pasaje te dará la respuesta.

En muchos lugares se dice que invertir es para quienes quieren transformar su propia vida en el futuro. Esto puede ser incluso cierto, pero, incluso antes de que ocurra, pasa por algo muy importante llamado “sacarte de un apuro”.

Para empezar se basa en algo que puede ser muy aburrido, pero es importante: ver claramente cuánto ganas, anotar (poner en una hoja de cálculo) todo lo que gastas y entender cuánto te sobra. Es precisamente este excedente, aunque sea pequeño, el que puede ser un regalo para tu “yo futuro”. ¿Cómo? Estando del lado del interés compuesto, no en contra.

Invertir con interés compuesto

No sabemos si es cierto que lo dijo realmente, pero a Einstein se le atribuye una cita sobre las dos mayores fuerzas de la naturaleza: el agua y el interés compuesto. En cuanto al agua, basta con recordar cualquier catástrofe natural y pensar en lo devastadora que puede ser su fuerza. ¿Pero qué pasa con el interés compuesto?

Estar en contra del interés compuesto significa sentarse en la silla de los que deben dinero. ¿Sabes cuando una tarjeta de crédito revienta su límite y una deuda de menos de mil pesos se multiplica varias veces en el mismo año? Eso es estar en contra del interés compuesto.

¿Conoces a esa persona con la que vivís que, aún llevando una vida tranquila y apacible, siempre parece tener dinero para todo? Probablemente esto ocurre porque esa persona está jugando en el mismo equipo del interés compuesto.

No hay magia, sino planificación. Mirando todos tus ingresos, todos tus gastos, viendo lo que queda y qué hacer con ello, poco a poco tu vida será cada vez más tranquila cuando el tema sea el dinero.

¿Cuál es la diferencia entre el interés simple y el compuesto?

Una rápida diferencia entre el interés simple y el compuesto: los simples son los que rinden sobre la misma cantidad inicial, mientras que el interés compuesto rendirá sobre la cantidad anterior. Esto puede cambiar mucho con el tiempo, así que es importante saberlo. ¿Estás confundido? Este ejemplo te ayudará a entenderlo.

Imagina que 1000 pesos ganan el 1%. En el interés simple, cada mes rendirá la misma cantidad, 10 pesos, es decir, el 1% de mil pesos. Ya en el modelo de interés compuesto, el primer mes es igual y rinde $10, pero el siguiente 1% irá sobre $1010,00, es decir $10,10, y tendrás $1020,10, con el siguiente 1% sobre esa cantidad, y así sucesivamente. Los intereses se van componiendo.

Es importante saber esto porque, con el tiempo, es mejor estar del lado del interés compuesto que del interés simple cuando se trata del dinero que estás juntando. Y, te habrás preguntado, con mis cuentas apretadas, ¿cómo junto el dinero? Vamos a pensar con vos.

Un consejo sobre cómo ahorrar dinero para invertir

Nos alegramos mucho de que hayas llegado hasta aquí sin rendirte. Te premiaremos con una interesante regla de bolsillo para que compruebes con calma cómo conseguir ese “sobrante financiero” que te dejará más tranquilo con el paso del tiempo. Puedes encontrar este consejo junto con otros más en el libro Padre Rico, Padre Pobre.

Pensalo: ¿cuánto de tu presupuesto se gasta en cosas que realmente te gustan? ¿Y qué, dentro de ese mismo presupuesto, se gasta en cosas que le gustan a la gente de tu entorno, pero que a vos no te gustan necesariamente?

Parece confuso, pero pensemos en un caso práctico para ilustrarlo. Supongamos que vivís en Córdoba, donde el cuarteto es la  música más popular. Sin embargo, tu estilo favorito es el rock. Si te guías más por lo que le gusta a la gente de tu entorno, quizá vayas más a fiestas cuarteteras (que son más habituales) y menos a conciertos de rock (que no se dan tanto).

Ahora pensá: ¿qué pasa si, de repente, te centras en no ir a tantos conciertos y fiestas y, en cambio, ahorras dinero para ir a los conciertos de rock que te gustan pero son menos frecuentes? Respuesta: probablemente irás a los conciertos de rock que más te gustan, en lugares incluso más cercanos a los artistas que a los conciertos de música que no te gustan tanto.

Los ejemplos que pueden explicar la utilidad de esta regla son varios. Créalo: apenas si nos detenemos a pensar en ello, ¿no tenemos gastos que se pueden recortar, simplemente porque no nos hacen más felices, sino que sólo complacen a quienes nos rodean?

Hay una expresión de la economía que lo resume todo, se llama Función de Utilidad. Hay muchas matemáticas en juego, pero en última instancia significa lo contentos que estamos con algo, como el gasto. Pensar detenidamente en su Función de Utilidad sobre el gasto puede ser transformador. Pensalo.

Tipos de inversión para principiantes

Después de toda esta introducción en la que se presenta la importancia de la inversión e incluso una regla para ayudar a pensar en ella, vamos a dar un paso más. Una vez que has analizado todo lo que ganas, lo has comparado con todos tus gastos y has comprobado cuánto te queda, es el momento de poner el dinero a trabajar para vos.

En primer lugar, si alguna vez escuchaste esta expresión (“poner tu dinero a trabajar”), debes saber que significa lo siguiente: aunque hay un dinero que ganas trabajando, también hay un dinero que, invertido, está haciendo un esfuerzo mientras vos descansas, por tanto, trabajando para vos.

En pocas palabras, hay dos grandes grupos de inversiones: la renta fija y la renta variable. Debes tener en cuenta este y otros factores que enumeraremos aquí a la hora de elegir la inversión que mejor “casará” con tu objetivo y tus necesidades.

Renta Fija

Las inversiones de renta fija son aquellas en las que pones tu dinero y sabes lo que vas a recuperar sin sorpresas: es ese mismo dinero con ingresos, los intereses.

Renta Variable

La renta variable son aquellas inversiones en las que pueden producirse oscilaciones, y la cantidad que se pone puede ser, con el tiempo, mayor o menor, aunque el potencial de ganancia es mayor que en la renta fija. Hay riesgos, ¿verdad?

Liquidez

Otro aspecto que merece la pena tener en cuenta es la llamada liquidez, es decir, en cuánto tiempo se puede deshacer la inversión después de poner el dinero. Traduciendo: si lo necesitas, podes retirarte sin problemas cuando quieras…

Aquí hay otros dos tipos: la liquidez inmediata, en la que podes invertir y salir de la inversión rápidamente (en muchos casos, el mismo día), y la liquidez no inmediata, en la que pasa un tiempo hasta que podes recuperar tu dinero, que pueden ser días o meses.

Costes de inversión

Estos costes que conlleva la inversión suelen ser los impuestos y las comisiones de la entidad que custodia tu dinero. Hacen que los números que ves en la pantalla se reduzcan cuando decidís sacar tu dinero.

Cómo elegir la inversión para principiantes

Hay varias formas de pensar cuándo sería el momento de estar en renta fija o en renta variable, y también hay que tener en cuenta la liquidez y los costes, pero imaginando que quiere dar sus primeros pasos, nuestro consejo sería estar primero en renta fija con poca liquidez.

¿Por qué? Si estás empezando, es probable que aún no tengas ninguna inversión. Y un primer paso importante es tener algo de dinero apartado como una cierta reserva, para poder retirarlo en cualquier momento, sin riesgo de pérdida.

En este tipo de inversión con menos riesgo, podés conocer lo que es aguantar el interés compuesto mientras ves cómo el dinero trabaja para ti, sin comprometer los ingresos por dejarlo “inmovilizado”.

Teniendo en cuenta esto, pasemos entonces a las inversiones que pueden ser interesantes en este ámbito de la renta fija y la liquidez corta (es decir, la liberación rápida para retirar).

Existe una lucha entre los influenciadores del mundo del dinero sobre si el ahorro es una inversión o no. Es posible suponer que no lo es, por una sola razón: el interés de la misma es simple – y, como señalamos más arriba, es mejor ponerse del lado del interés compuesto.

3 opciones de inversión para principiantes

Teniendo en cuenta el interés compuesto entonces, cuáles serían las tres inversiones que pueden ayudar a los que empiezan, todas de renta fija.

  1. CDB de Liquidez Inmediata – El Certificado de Depósito Bancario es, de la forma más directa posible, dinero que le prestas al banco con bajo riesgo, para que el banco lo preste a otras personas y se lo devuelva con intereses posteriormente. Podes encontrarlo fácilmente, probablemente en el banco donde tenés una cuenta, y es fácil aplicar. Como tiene liquidez inmediata, ves el interés compuesto y podes recuperarlo cuando quieras, deduciendo el impuesto sobre la renta al salir;
  2. Tesouro Selic – Tesouro Direto es una inversión en la que se puede prestar al gobierno. Hay varios títulos como éste, que te pagan el ajuste por inflación o alguna tasa combinada; pero Tesouro Selic es uno bueno, porque rinde la tasa de interés básica del período y sólo te cobra el Impuesto a la Renta a la salida, con una liquidez muy rápida;
  3. LCA de liquidez corta – La Letra de Crédito Agropecuaria es un instrumento financiero en el que, al prestar al banco, se está financiando la actividad agropecuaria, que es bastante fuerte en nuestro país (y que difícilmente no te va a devolver). Aquí no hay impuesto sobre la renta, pero hay plazos mínimos que pueden ir de meses a incluso años para el rescate. ¡Comprueba antes!

Estas inversiones están muy cerca de las que tienen una cuenta bancaria o de corretaje, por lo que son más fáciles y seguras para empezar, invertir, observar y aprender. 

Si estás empezando y te interesa el mundo de las criptomonedas, es importante que conozcas estas opciones para principiantes mencionadas anteriormente, entre otras cosas porque la oscilación del mundo de las criptomonedas es muy alta, lo que puede crear frustración de expectativas para los principiantes. No porque trabajemos con criptomonedas vamos a dejar de decirte lo importante que es empezar con renta fija para tener unos ahorros.

¿Cómo invertir con poco dinero?

Imaginando que lees todo esto y pensas “pero sigo pensando que invertir no es para mí, me queda muy poco dinero al mes, cuando lo hago”, tengo una buena noticia: la inmensa mayoría de los bancos (sobre todo los digitales) y la mayoría de las corredoras piensan hoy exactamente en esta situación, en los que hacen un gran esfuerzo y consiguen ahorrar poco.

Esta solución se da colocando valores muy bajos para empezar.

Hay bancos digitales en los, literalmente con $1, que se puede poner el dinero en algo tan seguro como un CDB. En algunos casos, hay incluso inversiones más sofisticadas con un pago inicial muy bajo.

Así que, aunque te sobren $30, $50, $100, podes hacer que tu dinero gane algo de dinero. Aquí en Bitso, cuando te sientas bien para empezar con el cripto, el valor inicial es de $100 pesos.

No es una misión tan fácil, pero con planificación y atención, es posible avanzar poco a poco y, cuando ves, ya no ves el dinero como un problema, sino como un aliado para salir de las asfixias e incluso hacer realidad los sueños.

Más importante que compararse con los demás es entender cómo empezar a invertir. Más relevante que observar los resultados financieros de otra persona es caminar a tu velocidad. Mucho más genial que escuchar las historias de alivio financiero de otros es construir la tuya propia.

Cerramos este artículo con la misma provocación que hacíamos más arriba: la vida está llena de imprevistos y complicaciones, y tratar de estar mínimamente preparado para todo ello puede suponer una gran diferencia.

Cuando el tema es el dinero, echar un vistazo más racional a tus propias cuentas a lo largo del tiempo puede ayudarte a tener más control e incluso paz.

Graduado em Ciências Sociais (UFRGS) e em Ciências Econômicas (UFRGS), mestre e doutor em Ciência Política (UFRGS). Entusiasta de tecnologia blockchain e do mercado de criptoativos desde 2020, está na Bitso desde janeiro de 2021, atuando como Content Marketing Strategist.