7 consejos sobre salud financiera: qué es y por qué es importante

salud financiera

Mente sana en cuerpo sano“. Eso es muy importante, pero ¿también están sanos tu bolsillo y tu cuenta bancaria? 

La salud financiera es un apoyo para mantener al día tu salud física, mental y social, de modo que puedas vivir lo más libre posible de preocupaciones monetarias.

El concepto de salud financiera engloba el saber manejar adecuadamente tus recursos y ahorros, de manera que haya un equilibrio satisfactorio entre lo que ganas y lo que gastas.

Dicho de forma más sencilla, es aprender a no gastar más de lo que se recibe, para no endeudarse, así como tener una reserva monetaria para imprevistos. Para ello, tener una educación financiera es esencial en este proceso.

Si tenés problemas para evitar que tu saldo bancario entre en números rojos, sabé que no sos, ni mucho menos, la única persona que se enfrenta a esto. 

En Brasil, por ejemplo, según la Encuesta de Endeudamiento y Morosidad del Consumidor (Peic), realizada por la Confederación Nacional del Comercio de Bienes, Servicios y Turismo (CNC) y divulgada parcialmente en el sitio web G1, más del 74% de las familias brasileñas están endeudadas. 

Según la encuesta, hay más de 12 millones de familias con deudas pendientes en tarjetas de crédito, cuentas de descubierto, créditos consignados, préstamos personales, entre otros servicios financieros. 

¿Cómo no formar parte de esta estadística o salir de ella? En este artículo, comprobarás qué es la salud financiera, cuáles son las consecuencias de descuidar este sector de tu vida y siete consejos para mantener una relación sana con tu dinero.

¿Qué es la salud financiera?

La salud financiera es ser capaz de equilibrar tus finanzas. En pocas palabras, esto significa:

  • organizar tu dinero y tus recursos financieros de forma que puedas pagar tus gastos mensuales fijos;
  • poder permitirse un buen tiempo de ocio;
  • alimentarse correctamente y cuidar su salud física y mental;
  • cuidar de tu familia;
  • tener una reserva de dinero para hacer frente a situaciones imprevistas.

Para ello, es necesario adoptar hábitos y comportamientos adecuados: por ejemplo, identificar cuáles son sus gastos esenciales y destinar el dinero a ellos. También es importante reconocer los gastos no esenciales, para comprobar cuáles pueden recortarse y evitar gastos adicionales.

¿Qué importancia tiene la salud financiera?

Cuidar tu salud financiera no consiste sólo en evitar las deudas y encontrar la manera de “no pasar por encima” de ellas para que te sobre dinero a final de mes.

Es muy importante que tengas en cuenta que esto afecta a tu vida de varias maneras, incluyendo tu salud física y mental a corto, medio y largo plazo.

Una encuesta realizada por ISMA-BR (Asociación Internacional de Gestión del Estrés en Brasil) en 2019, divulgada en el portal Viver Bem, de UOL, reveló que el estrés causado por problemas financieros puede desencadenar pérdidas de memoria, atención y aprendizaje.

Además, los cuadros de depresión, ansiedad y aumento del consumo de alcohol, medicamentos, tabaco y drogas también pueden producirse como consecuencia de las dificultades económicas.

También según este estudio, el 78% de los encuestados dijo que la incertidumbre financiera era el motivo de su preocupación y ansiedad. 

En otras palabras, la salud financiera es importante para mantener alineados otros aspectos de su vida, evitar enfermedades y varios otros trastornos que pueden incluso tener consecuencias graves. Va más allá del bolsillo.

¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes de estos cuidados?

Siguiendo esta línea de razonamiento, las principales ventajas de cuidar tu salud financiera son:

  • ser capaz de cuidar mejor de ti mismo y de tu familia;
  • cuidar tu salud física, mental y emocional;
  • ser capaz de hacer frente a los imprevistos relacionados con el dinero;
  • poder planificar mejor y con más seguridad tu futuro;
  • hacer realidad tus sueños;
  • tener una vida social más agradable y satisfactoria;
  • dirigir tu atención y dedicación a otras responsabilidades de tu día, como el trabajo, los estudios y las relaciones.

Por otro lado, descuidar la salud financiera puede dar lugar a varios puntos insatisfactorios, como:

  • desencadenar enfermedades físicas y mentales como el estrés, la depresión, la ansiedad y el insomnio;
  • desarrollo de adicciones;
  • alejarse socialmente de las personas que quiere;
  • tener problemas de relación;
  • experimentar una pérdida de productividad en tu trabajo y/o estudios;
  • frustrarse por no poder cumplir tus sueños y proyectos;
  • depender de la familia y los amigos para los compromisos financieros e incluso las necesidades básicas;
  • tener un futuro indefinido;
  • generar problemas legales como consecuencia de las deudas.

¿Cómo medir tu salud financiera?

Para medir tu salud financiera, puedes tener en cuenta puntos como:

  • tus ingresos mensuales brutos y netos;
  • gastos que no se pueden excluir;
  • gastos que se pueden eliminar;
  • posibles variables en tu presupuesto mensual.

En la práctica, sería más o menos así:

  • considerar tu salario y otros ingresos netos como valor base para tus facturas y gastos, ya que sobre los importes brutos hay descuentos legales;
  • anotar todos tus gastos, como el agua, la electricidad, el transporte, la comida, la ropa, el ocio, la comunicación, entre otros, e identificar lo que es realmente esencial y lo que puede ser recortado de la lista o tener el valor disminuido, como los planes de televisión por cable, teléfono e internet.

Una vez hecho esto, básicamente tienes que hacer una cuenta, que es restar lo que tienes que pagar de la cantidad que tienes disponible para ello. Lo ideal es que el resultado sea positivo, es decir, que tengas menos gastos y te quede más dinero al final.

7 consejos para cuidar tu salud financiera

Independientemente del saldo de tu cuenta de gastos e ingresos, hay algunas buenas prácticas que puedes adoptar para conseguir y mantener tu salud financiera en el buen camino. 

Entre las más destacadas están:

  1. utilizá alguna herramienta que te permita controlar tus finanzas, como agendas, hojas de cálculo y apps, y anota todo: varios cafés a lo largo del mes pueden generar un gasto que ni te imaginas. También vale la pena pensar en eliminar los gastos que haces para otros y no para ti, como esos almuerzos en restaurantes con primos lejanos, ¿sabes?
  2. siempre que sea posible, intentá no comprar a plazos, y si lo haces, ten bien controlado el número de cuotas para que no se acumulen con otros gastos y se dispare tu presupuesto
  3. reevaluá tu nivel de vida y qué “lujos” te está dando que puedan ser sustituidos por otros más asequibles
  4. centrarse en lo que quieres tener en los próximos meses y/o años, como comprar una casa o cambiar de coche. Tener un propósito claro puede ayudar a dirigir el gasto
  5. pensá en tu futuro: por ejemplo, contratar un plan de jubilación privado para aumentar tus ingresos cuando ya no trabaje
  6. los seguros de vida, el seguro de coche, el seguro de propiedad, por ejemplo, a pesar de ser visto por muchos como un gasto fijo mensual innecesario, sin embargo, pueden ser de gran ayuda en casos de imprevistos
  7. Conocé más sobre el tema, estudia y esté al tanto de los temas, noticias y tendencias que forman parte del mercado financiero

Disfruta de estar aquí y lee ahora mismo cómo hacer tu planificación financiera entre otros artículos que te pueden ayudar.

Graduado em Ciências Sociais (UFRGS) e em Ciências Econômicas (UFRGS), mestre e doutor em Ciência Política (UFRGS). Entusiasta de tecnologia blockchain e do mercado de criptoativos desde 2020, está na Bitso desde janeiro de 2021, atuando como Content Marketing Strategist.